Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 febrero 2008

MI ABISMO…

 
 
 

Hoy y como todos los jueves y como fiel seguidora de la columna de Cristián Warnken en el Diario el Mercurio de Santiago (Chile) (http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2008/02/21/buenos-dias-senor-abismo.asp) me reencontré nuavemente con su dolor, el cual transmite en cada una de sus palabras. Pero lo que más me golpeo fue que en el hablaba sobre simismo como un "abismo" que se levanta cada mañana, que funciona cual máquina hasta que llega la noche y se acuesta siendo "abismo".

Y no pude dejar de pensar de cuántas veces yo misma he sido un "abismo"…profundo y oscuro.

Cuantas veces he sentido tanto dolor, tanta podredumbre de espiritu, tanta desesperación que me he sentido cayendo a un "abismo" que parece no tener fin….ese dolor que traspasa el corazón, el alma y el cuerpo….que duele tanto que ni lágrimas puede producir.

Hasta hoy no fui conciente que habían otros que sentían o habían sentido igual que yo….porque por esas extraños egoísmos que tiene la raza humana, solo nuestro dolor es el verdadero y "solo nosotros lo sentimos", olvidando por completo que otros han caminado antes ya por esos senderos y que seguramente muchos más pasaran por aqui alguna vez.

Mientras escribo recuerdo algo que leí por ahi y no recuerdo dónde pero decia "que era muy fácil acostumbrarse al dolor" y en su momento cuando lo leí pense "éste está loco" ¿cómo alguien puede acostumbrarse a sufrir y a vivir en el dolor siempre? acaso no se ha enterado que el mundo entero vive buscando la manera de SER FELIZ….y hoy pienso en esas palabras y sigo sin entenderlas, sin hallar su significado, solo sé que cuando uno cae en la oscuridad cuesta mucho volver hacia la luz y que no importan las palabras bien itencionadas, ni la compañia de amigos y familia, porque cuando se está en ese lugar ni siquiera Dios pareciera existir (y eso que soy creyente)

He gastado mucho tiempo y energías buscando la manera de salir del abismo (libros, terapias, religiones, yoga, etc.) y sigo siendo una completa desconocedora del camino de salida. Solo sé que hoy soy amiga del abismo que habita en mi, el y yo somos uno solo, cada uno se ha acostumbrado al otro y se respeta, cada mañana al cepillarme los dientes nos saludamos y nos deseamos un buen día….y quizás ese sea el principio del camino hacia la liberación : LA ACEPTACION.

Porque hace bastante tiempo decidi abrazar mi dolor y conocerlo y escucharlo para así entenderlo y poder seguir adelante.

No tengo recetas…ignoro si algún día la encontraré….solo sé al igual que un lector de Cristián Warnkén que simplemente cuando se es abismo es mejor VIVIR UN DIA A LA VEZ.

Y asi como se saludan los budistas "Saludo al BUDA que hay en ti"….yo me despido del abismo que hay en ti.

 Patuca

 
Anuncios

Read Full Post »

 
 
 
“Cuando conduzco el coche, me molesta que quien está junto a mi, me diga que camino tomar, que me detenga o ¡cuidado! Yo soy el conductor. Yo se porque hago lo que hago. Y el conductor es el único que lo sabe. Nunca hago caso de quien quiere decirme como manejar, porque por eso pasan accidentes”.

Escuché que le respondía un hombre a su amiga, cuando esta le platicó que su hija conducía un coche, y le dijo que acelerara para evitar un trailer. Su hija le hizo caso, pero no alcanzó a pasarlo. El trailer se llevó el coche. Afortunadamente viven para contarlo.

Como un rayo, comparé las similitudes que tiene este ejemplo con nuestra vida.

Nuestro coche se llama “vida” y el Ser Supremo ha sido lo suficientemente generoso, como para darnos a cada quien un “coche” propio.

Todos somos los conductores de nuestra propia vida. Desafortunadamente, muchos no asumen esa responsabilidad.

Son conductores miedosos, que les gusta preguntar a cuanto tripulante tienen, que deben hacer.

Y como resultado, tienen accidentes o no están satisfechos con su vida. ¿Por qué siguen escuchando los consejos de otros, cuando no están satisfecho con los resultados?

Simple. Es más fácil culpar a otros de sus fracasos, que ser responsables de sus decisiones.

Es el caso de la chica que le pregunta a la mamá ¿Qué debo estudiar?

O el caso del chico que pregunta ¿Cuál carrera da más dinero?

Porque el precio de seguir los impulsos de tu corazón, de tomar tus propias decisiones, es la posibilidad de fracasar.

Nadie puede esperar tener éxito en lo que le gusta con tan solo unos intentos. La historia está llena de hombres que estuvieron peleando por sus ideas, y que después de fracasos temporales, obtuvieron el éxito.

Aplicaron la persistencia en sus sueños.

La sensación de libertad, de asumir el control del volante de tu vida, te dará una seguridad y energía interior que no tiene precio.

Para un militar, su orgullo son las heridas de guerra. Y para el hombre de negocios, platicar de sus fracasos, antes de alcanzar la cima.

Aunque las derrotas temporales te causen dolor… cuando sean cosa del pasado, te divertirá recordarlas. Le dará más valor a tu éxito.

Detén a esa persona mata pasiones, y no la escuches cuando quiera dirigir el coche de tu vida, a una velocidad diferente a la que tú lo haces.

El no conoce porqué haces lo que haces. No conoce tu vida, como tú la conoces.

El no comprende tus sueños y motivos.

Finalmente, él en sus consejos, proyecta lo que él es. Lo que el hace. Lo que haría en tu lugar. Y si es un mediocre, y le haces caso… vas a acabar siendo un mediocre también.

Observa que las personas que han tenido éxito, primero se escuchan a sí mismas. Fueron tercas en escucharse primero a ellas mismas, antes que a los demás.

¿Que consejo te puedo dar? Hay dos frases que me encantan: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” de Machado, y “Try hard enough” de Malcolm Forbes, esto es: sigue intentando hasta que tengas éxito.

Recordando mi vida, veo que las actividades en que he tenido más éxito, son en las que he aplicado estas dos frases. Y añade otro ingrediente: la esperanza.

En lo que más he tenido éxito, siempre hubo un momento en el que tuve un fracaso tan doloroso, que se abrían ante mi dos caminos: seguir adelante a pesar de que parecía que no lo lograría, o resignarme.

Al tomar el camino de seguir adelante… ¡lo logré! Te confieso que ya no creía en mi. Pero tenía la esperanza de lograrlo. Y la esperanza, transformó en realidad mis sueños.

También, hubo momentos en los que elegí el camino de la resignación. Me excusé ante mi mismo con mil pretextos de porque había fracasado. Pero no dejo de pensar que pude haber elegido la otra vereda y que pude haber tenido éxito.

La esperanza debes mezclarla con la persistencia también. Tu Breve Espacio, es fruto de la esperanza y persistencia combinadas.

La fe en un Ser Supremo también ha sido muy importante para mi. Me ha dado la paz y serenidad necesarias cuando parece que mi mundo se voltea de cabeza.

Te invito a que experimentes la emoción de conducir el coche de tu vida. Disfrútalo a tu ritmo, a tu manera ¡Y condúcelo hasta las estrellas!

¡Suerte!

Colaboración de Edgar Martínez
México

Read Full Post »

 
 
 
Retirarse a tiempo es una forma de aceptación. Este tipo de renuncia implica la decisión personal de no seguir invirtiendo recursos (tiempo, dinero o esfuerzo) en determinados proyectos de vida, porque ya no interesa, no conviene o se está harto. En otras palabras, esta renunciación puede definirse como el arte de darse por vencido, aun teniendo posibilidades de seguir luchando: es un acto de la voluntad. La saludable aceptación del que dignamente reconoce que perdió la batalla o se equivocó y motu propio decide no seguir adelante.

No me estoy refiriendo a las personas que resuelven morir por sus ideales o que combaten para salvar sus vidas. En este análisis me circunscribo al conjunto de batallas intrascendentes o mal-adaptativas en las cuales estamos sumergidos diariamente.

Las personas que aprenden a renunciar a tiempo logran tres cosas importantes frente al futuro: en primer lugar, descargan el sistema de expectativas innecesarias; en segundo lugar, aprenden a perder; es decir, acatan los hechos y dejan de ilusionarse inútilmente; y en tercer lugar, descubren que las consecuencias nunca son tan horribles como las imaginaban, lo cual disminuye la catastrofización. En resumen, aprenden a enfrentar el miedo y a detener un poco el péndulo mental.

La sana resignación es aprender a desprenderse de los resultados, pero no por inseguridad, sino por el firme propósito de no continuar en un conflicto sin sentido: "Ésta no es mi guerra". La renuncia implica salirse del combate, pero no por la cobardía del desertor que traiciona, sino porque no vale la pena. La esposa de un alcohólico, luego de intentar por años la recuperación de su marido, me decía con toda tranquilidad: "Me cansé de dar, dar y dar. Es un caso perdido. Ya no quiero, ya no es mi causa. Me cansé… Que haga lo que quiera". El agotamiento que acompaña a muchas personas renunciantes no es la fatiga de la depresión, sino un cansancio liberador, como si el organismo asesorara a la mente obsesionada y dijera: "¡No más! ¡Por Dios, reacciona!" No solamente el cerebro, sino la tibia, el peroné, el hígado y los huesos son los que se oponen a seguir. La paciente que acabé de reseñar logró su meta y se independizó psicológicamente de los tragos de su esposo, pero muchas otras personas son incapaces de desligarse de las obligaciones contraídas, aun no estando comprometidas afectivamente con ellas. No estoy hablando específicamente del apego emocional, al cual me referiré en otro apartado, sino de cualquier actividad donde estemos involucrados y no seamos capaces de decir: "No más, me salgo".

Una de las causas de esta incapacidad la debemos buscar en la siempre bien ponderada esperanza. Aunque en muchas situaciones es lo último que debe perderse, a veces debería ser lo primero. Independiente de la meta, la esperanza que no se pierde, por definición, mantiene a la persona en el futuro. Si la situación lo amerita, por ejemplo ante un naufragio, la esperanza será adaptativa, pero si es irracional, como en un amor imposible, puede alterar completamente el equilibrio mental. Una paciente de 35 años, con un grave problema de soledad, estaba profundamente interesada en un compañero de trabajo, un joven de 29 años, con quién había salido unas cuantas veces hacía cuatro años. La relación, después de aquellos encuentros iniciales, se limitaba a lo meramente laboral, con algunos coqueteos esporádicos, miradas indiscretas y sonrisas sin importancia. Mi paciente había construido un verdadero castillo fantasioso con su compañero, pero no por amor, sino por ganas de jugar al matrimonio. El problema era que el juego le había tomado demasiada ventaja. Mientras ella soñaba al mejor estilo de Susanita la de Mafalda, su compañero salía con otras mujeres y había iniciado recientemente una relación con una mujer que trabajaba en la misma empresa. Durante tres meses pretendí, sin demasiado éxito, que apuntara su energía hacia algo más productivo, como por ejemplo a hacer nuevos amigos. Un día llegó a la cita totalmente descompuesta por la noticia que había recibido: el joven se casaba. Yo me adherí a su dolor, pero en realidad me sentí complacido. Aunque iba a sufrir mucho, ésta era la posibilidad de enterrar toda expectativa frente a él. Los hechos eran contundentes en demostrar que el muchacho no la quería. Para mi sorpresa, el pensamiento de mi paciente cogió otro rumbo. Su pregunta principal fue: "No entiendo qué le puede haber pasado". Yo le contesté que posiblemente el muchacho se había enamorado de otra, pero no estuvo de acuerdo: "No… Yo sé que no… Apuesto a que está embarazada…

Algo raro hay…" Traté de coger el toro por las astas: "Creo que ya no hay nada que hacer ¿Por qué no aceptas que se acabó? Piensa lo que está ocurriendo: se va a casar. Si te quisiera, estaría contigo ¿No te parece que has estado disponible para él todo este tiempo? Perdiste; no siempre se puede ganar. Creo que llegó el momento de deponer las armas. Es más, creo que esta batalla nunca tuvo contrincante. Acéptalo, ya no hay de qué pegarse". Pero ni siquiera me escuchaba, estaba absorta en su mundo interior cavilando un nuevo plan de ataque, fundamentada en una esperanza totalmente irracional: "Estoy segura de que ese matrimonio no le va a durar mucho… ¿Qué cree que debo hacer?" Le dije: "Contéstame con sinceridad. Si él muriera, ¿qué harías?" Ella abrió los ojos y me respondió : "Me resignaría".

La incapacidad de renunciación también hay que buscarla en la educación. Para nuestro sistema de valores, saber ganar es más importante que saber perder. La capitulación y el reconocimiento de la derrota siempre dejan un sabor amargo. No conozco ningún colegio que premie al mejor perdedor. No importan los atenuantes, casi todo acto de renuncia es mal visto y sancionado negativamente, como el capitán que no decide hundirse con el barco. Para gran parte de nuestra cultura western, la valentía es incompatible con aceptar tranquilamente el fracaso en la contienda y la negación a seguir peleando. No importa cómo ni por qué se pierda: perder siempre es malo. Nunca hay que tirar la toalla. Esta espada de Damocles colocada sobre nuestra honra, hace muy difícil aceptar el fracaso. Aunque debo confesar que en más de una ocasión la derrota ha producido en mí una calma especial respecto al futuro: un problema menos. Estar definitivamente out, es una manera de no tener que preocuparse ya por los desenlaces.

Sin embargo, la tozudez crónica de no dar el brazo a torcer y morir en el intento, impulsa a las personas a continuar más allá de sus posibilidades reales.

Una tercera causa posible está relacionada con ciertos rasgos de inmadurez respecto al manejo que se hace del placer y la comodidad. Hay personas que no son capaces de renunciar a lo agradable y no soportan la incomodidad. Por ejemplo, fui incapaz de convencer a un paciente hombre de que no fuera a pasar vacaciones a una casa donde no era bien recibido. Sus respuestas eran totalmente infantiles: "Pero la casa es hermosa", "no tengo dinero para irme a otra parte", "necesito unas vacaciones". La negación total. Todos los argumentos justificatorios eran egocéntricos: "Me gusta", "necesito", "quiero". Muy simple, cuando no se puede, no se puede, pero aquí se podía aunque hubiera que negociar principios y rebajarse. La corrupción no sólo se ve en las altas esferas. Otra paciente odontóloga, tenía serios problemas con la persona que le arrendaba el consultorio. Además de explotarla en el canon de arrendamiento y hacerle mal ambiente, le quitaba pacientes de la lista de espera. La situación se había vuelto insostenible y mortificante para ella. Cuando le propuse que se fuera de inmediato a otro consultorio disponible en el mismo edificio, se asustó. Le reafirmé que no tenía otra opción, y que aunque perdiera una semana o dos de citas, se justificaba. Ella me respondió que era mejor esperar un tiempo y dio la misma excusa tonta que suelen dar las personas incapaces de renunciar: "Ahora no es el momento". Lleva allí seis meses, bajo las mismas condiciones humillantes. En la vida hay que cambiar unas cosas por otras, y a veces incomodarse es la única forma.

La mayoría de nosotros vive enfrascado en una gran cantidad de batallas cotidianas en las que no queremos estar, que ni siquiera son propias, y de las cuales deseamos independizarnos. Dimitir, abdicar, salirse de ellas, es quitarse una infinidad de preocupaciones dañinas y sacudirse del mañana inútil. Sufrir innecesariamente no es un valor rescatable. Hay que deponer las armas y solamente hacerse cargo de lo que verdaderamente es vital para uno. Por lo demás, no hay que insistir ni invertir psicológicamente en lo que no produzca paz. Cerrar el negocio a tiempo puede ser una gran idea para dejar de perder. Colgar los guantes y privarse de nuevos golpes es prolongar la vida. La renunciación, en cualquiera de sus formas, es un acto de redención.

Si haces de la esperanza una forma generalizada de vida, tu mente quedará atrapada en el futuro y te perderás del presente. Haz una lista de las luchas que no consideras tuyas, de las que no te convienen, de las que estás cansado de insistir e insistir. Asume con pasión y amor lo que verdaderamente quieras llevar adelante y desecha esos viejos encartes que te asignaron con o sin tu consentimiento. Notarás que el mañana dejará de ser una carga impositiva. Aprender a perder es abandonar el campo de combate para no volver jamás; de cierta manera, es olvidar el futuro. Sé un buen perdedor y harás de la derrota una oportunidad para seguir avanzando sin tanta prisa. El que renuncia deja de esperar, por eso la resignación sana es ausencia de deseo y un paso a la sabiduría.

Del libro: "De regreso a casa" – Walter Riso

Read Full Post »

Knock… knock…

 

Hoy mientras conversaba con mi novia tocamos un punto sumamente importante. Ella me comentaba que mientras conversaba con sus amigos, estos le comentaban que se sentían deprimidos, vacíos por que a su criterio hoy en día es prácticamente imposible encontrar a una persona con la cual realmente puedas llegar a tener una absoluta entrega.

Mientras discutíamos el tema, me comento algo, que me pareció muy curioso, me dijo “Amor, muchas de las personas cometen el gran error de apegarse a una persona, no tanto amarla”.

Me quedé pensando e incluso reflexioné tocante a ese punto que ella señaló. Efectivamente ella tiene razón. Hace días conversaba con una amiga la cual me decía lo siguiente "Estoy deprimida", y analicé, es curioso como esta es la respuesta mas popular que recibo cuando hago la misma pregunta a diferentes personas, ya sean pacientes o con amigos con los cuales desde hace tiempo no coincido.

Cuando pregunto el motivo de la depresión, la respuesta es la misma, y eso no deja de sorprenderme… Usualmente es algo así como “me siento solo…” “no tengo pareja…” “necesito de alguien en mi vida” y cuando les hago la misma pregunta, solo se quedan callados y su respuesta no deja de sorprenderme.

Amigos, podemos lamentarnos en que ya sea en este momento o en un momento determinado, nos sentamos solos, tal vez la falta de otra ser (una pareja) en nuestras vidas, deja en la misma una sensación de vacío de soledad.

Que si lo sabré yo, que por mucho tiempo la tuve de compañera al grado de llegar a pensar que sería mi eterna compañera. Ahora con esto no quiero decir ni implico que la soledad es mala, no, puesto que si la sabes manejar y tu la buscas antes de que ella te encuentre a ti, y ella te maneje a ti, es de sumo beneficio a tu espíritu.

¿Como le hago para no sentirme tan sola? Me preguntaba esta mañana una amiga. Necesito el amor a la voz de ya!, me pareció tan interesante ese comentario que le pregunté a mi amiga, si realmente estaba dispuesta a hacerle un daño de ese extremo a la pareja que aun no tenía y que ya la estaba dañando. Ella me vio con cara de confusión y me preguntó el por que de mi comentario.

A lo que le respondí: “Si estás pensando solo en tus necesidades emocionales, al momento que llegue tu pareja te centrarás tanto en tu propio “yo” que te impedirá ver las necesidades que tendrá tu pareja, la vas a asfixiar, aun no la tienes y ya estás pensando en ¡sacarle provecho para tu propio beneficio!

Es curioso por que esta amiga, esta desesperada por encontrar tanto al amor que su misma obsesión la ha cegado tanto como para no darse cuenta que lo tiene enfrente. Así como lo tienes tu, como lo tengo yo.

El primer amor amigos, es ese que le damos a nuestra persona. Ese que remplaza el egoísmo, ese que sustituye la soledad.

El amor es tan esencial en nuestras vidas que lo llevamos dentro de nuestra persona y aun no lo hemos descubierto, que tristeza no?

Es como el que tiene un tesoro enterrado en su casa, y por no trabajar un poquito nunca lo encuentra. Lo mismo sucede con nuestro amor interior, lo llevamos dentro de nosotros mismos, pero a veces lo esperamos que venga a dárnoslo otra persona y tristemente nos pudre el corazón, como lo oyen, puesto que nos vuelve egoístas y ciegos.

Descubre el amor pleno que llevas en ti, para que puedas compartirlo con los demás, tal vez ya tienes ese amor que tanto esperas y vives en un mundo de tinieblas espirituales las cuales te han impedido que disfrutes su resplandor.

El amor se palpa de diferentes formas, tiene diferentes estructuras, pues tiene a un buen arquitecto el cual lo ha diseñado a la perfección.

Pon atención a tu puerta, no vaya a ser que la estén tocando, y tu no te des cuenta…

Entiendo que el amor, en ocasiones es complejo, al menos para las personas que nos es difícil entregar el corazón, no sabemos como hacerlo.

Y aunque nadie tiene la formula para aprender amar y llegar al amor perfecto todos tenemos la capacidad para lograrlo, si, aunque a veces nos parezca imposible llegar a alcanzarlo.

Pero esta ahí, solo es cuestión que aceptes amar a tu pareja a otro ser humano ajeno a ti, es cuestión que te des la oportunidad de conocerlo, pero conocerlo verdaderamente y disfrutar de la aventura de explorar y descubrir lo que guarda más allá de sus máscaras y sus defensas; contemplar con ternura sus más profundos sentimientos, sus temores, sus carencias, sus esperanzas y alegrías, su dolor y sus anhelos.

Es comprender que detrás de su careta y su coraza, se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa sincera en la que pueda sentirse en casa.

Es reconocer, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en los que a veces vive son el producto de su ignorancia y su inconsciencia, y darte cuenta de que si genera desdichas es porque aún no ha aprendido a sembrar alegrías,
y en ocasiones se siente tan vacío y carente de sentido, que no puede confiar ni en si mismo.

Es descubrir y honrar, por encima de cualquier apariencia, su verdadera identidad, y apreciar honestamente su infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la vida.

Amar a un ser humano es ser suficientemente humilde
como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel del que nada necesita; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea.

Es agradecerle a la vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero; es disfrutar de la experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta y el mañana, una incógnita perenne.

Es vivir cada instante como si fuese el último que puedes compartir con el otro, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que lo tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa.

Amar a un ser humano es también atreverte a establecer tus propios límites y mantenerlos firmemente; es respetarte a ti mismo y no permitir que el otro transgreda aquello que consideras tus derechos personales. Es tener tanta confianza en ti mismo y en el otro, que sin temor a que la relación se perjudique, te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incomoda sin intentar herirlo o lastimarlo.

Es reconocer y respetar sus limitaciones y verlo con aprecio sin idealizarlo; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegase un día en el que evidentemente los caminos divergieran sin remedio. Amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.

Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona. Es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada "ser humano", de la cual tu formas parte; es reconocer, a través de él, el milagro indescriptible de la naturaleza humana, que es tu propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones.

Apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad, como sus lados obscuros y sombríos; amar a un ser humano, en realidad, es amar al ser humano en su totalidad; es amar la auténtica naturaleza humana, tal como es, y por tanto, amar a un ser humano es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.

Es difícil verdad? Nadie dijo que fuese fácil, pero ábrete a todas estas bellas posibilidades, para que las explores profundamente y a la perfección.

No seas un ser muerto, que solo respira sin vivir, que solo ocupa un lugar en este bello ciclo llamado vida, date la oportunidad, no cierres la puerta…

Knock, knock… te están tocando la puerta!, que esperas para abrirla??

 

Colaboración de Andrés Eduardo
México

 
 

Read Full Post »

 
 
 
Muchas personas creen que es fácil amar y que solo necesitan encontrar a alguien quien amar. Peor aún, piensan que el problema está afuera y que lo que necesitan, es hallar a alguien que los ame.

El amor, siendo algo tan importante, pensamos que hay que dejarlo a la deriva, que ya se aparecerá el hombre o la mujer de mi vida.

Lo curioso, es que no operamos de la misma forma en otros ámbitos.

Por ejemplo, si quieres ser el mejor estudiante de tu clase, sabes que no lo dejas a la deriva. Cuestionas, investigas y pruebas formas de estudio para aprender y ser el mejor.

Si quieres ser el mejor bailarín de salsa, tienes que experimentar, equivocarte muchas veces y quedarte con tus mejores pasos.

Y en el amor, que es la meta que muchos anhelamos, creemos que solo debemos acostarnos en la hamaca y mecernos. El amor llegará solito.

Pensar que solo necesito una persona por la que sienta amor, equivale a pensar que voy a ser un magnífico guitarrista sin estudiar los principios básicos para tocarla, y que solo necesito la mejor guitarra. Y cuando la tenga…. ¡voy a tocar la quinta sinfonía de Beethoven!

Ilógico ¿verdad?

En el amor, primero tienes que comprender los principios básicos y la naturaleza humana.

¿Por donde empiezo Edgar? Debes empezar por ti. Muchas veces juzgas a tus candidatos o parejas, por lo que has observado en tu familia. Por ejemplo, piensas que si tu papá trata mal a tu mamá, es así en todas las relaciones. Y por eso dices que el matrimonio no es para ti. Si tu tía Juana te dice “Mira mi niña, los hombres solo lo que quieren es acostarse contigo” vas a ir con esa etiqueta y con esos lentes vas a ver a todos los hombres.

“Mira hijo, las mujeres son interesadas, con dinero ¡hasta baila el perro!” y como hombre, piensas que las mujeres solo piensan en tu billetera. Si tienes una baja autoestima, producto de la falta de atención de tus padres desde la niñez, vas a ir a una relación con la etiqueta de que no mereces ser amada, inconscientemente te saboteas, y cuando un hombre te trata bien, piensas que tiene muy mal gusto por haberte elegido ¡y lo acabas dejando! Eres hija de la mala vida, no cabe duda…

También, la falta de autoestima, hace que no desees pelear con tu pareja “para que vea que soy un amor” lo que no sabes, es que al no platicar acerca de las diferencias, estas se van acumulando en un “costalito” invisible que llevas a tus espaldas y ocurre que un solo problema menor, hace que ya no soportes la carga, le arrojas el costal a la cara ¡y le lees la lista de navidad!

Tu pareja se quedará sorprendida por el pequeño problema por el que te enojas. No es el pequeño problema. Es el cúmulo de todos, y que con uno más ya no aguantaste.

Pero también puede ocurrir que tengas tu costalito, y que tu pareja ni siquiera te de la oportunidad de arrojárselo. Se va de tu vida antes ¿por qué? Te guste o no, los problemas son la sal de la vida. Si no hay diferencias y diálogo, tu pareja se aburre, no encuentra ninguna emoción en ti, ya que a todo dices “si” y se va ¡pero si yo le aguantaba todo! me vas a decir. No debiste hacerlo. Tu pareja te hubiera agradecido más que le dijeras lo que no te gustaba de la relación, para que trabajaran juntos en ella.

Por eso, debes ir al encuentro del amor con total apertura ante la vida. Debes liberarte de las cadenas de las experiencias del ayer. Porque si juzgas con los lentes del pasado a tus parejas, no te permitirán apreciar la gran oportunidad que tienes en estos momentos ante ti.

Dicen que, debes en cuando, pasa un centímetro cúbico de la suerte delante de nosotros. Que debemos estar alerta para que, cuando este aparezca justo delante de nuestros ojos, atraparlo y no dejarlo ir.

Alguna persona decía que no ha vivido 25 años, sino que ha vivido el mismo día durante 25 años.

Y tú ¿Has vivido 10 relaciones diferentes o la misma relación 10 veces? Porque si repites una y otra vez las mismas experiencias, significa que hay algo en ti que tienes que liberar. Significa que juzgas a las personas con tus experiencias del ayer. Abrete a la posibilidad, desde el fondo de tu corazón, de que esa persona puede ser diferente. Y conócela. No trates de ver características de otras parejas en ella.

Por ejemplo, tuve una novia que quise mucho. Pero tuvo muchas parejas antes de mí y me veía a la luz de sus experiencias del ayer. En cierta ocasión le di un regalo, porque tenía ganas. Y me dijo “me da la impresión de que eres como mi ex novio Jorge, él me quería comprar con obsequios” ¿¿?? Fue la cara que puse. Yo siempre he querido que una mujer me aprecie por lo que soy. No comprarla con regalos, porque no sería un amor sincero. Tampoco, por mi dinero.

Me quedaba claro que me veía con los lentes de sus experiencias pasadas. No se había ocupado en conocer al verdadero Edgar.

El colofón llegó cuando, semanas antes de terminar, me dijo “mi ex novio Alberto me dijo que por él no había problema, que aunque tuviera novio (yo) podíamos seguirnos viendo, tener intimidad…” Bueno, yo asumí que había “rechazado” esa proposición indecorosa y que por eso me lo estaba compartiendo.

Aunque ahora me queda la duda de si la rechazó. Cuando terminamos ¿Qué crees? Me dijo “te propongo que nos veamos cuando tengamos ganas” lo que para mi traducido era “quiero verte cuando tenga ganas”, pero cuando siguió hablando… ¡me quedé estupefacto! ¡me estaba haciendo exactamente la misma proposición indecorosa que su ex novio Alberto le había hecho a ella!
Guardé silencio. No respondí nada. “Bueno, si tu quieres…”. Seguí sin responder nada. Estaba decepcionado. Comprendí que ella nunca me había conocido como soy. Estaba tan ocupada en sus problemas y sus deseos egoístas, que nunca me conoció. Si lo hubiera hecho sabría de antemano que esa proposición indecorosa me era inaceptable. Mi novia lo tiene todo. Mi amiga… solo mi amistad.

Obviamente rechacé su oferta.

Moraleja: tienes que cambiar desde el fondo de tu ser. Dejar de juzgar a tus parejas o candidatos por características físicas del hombre ideal, que son más producto de la mercadotecnia que de la realidad. Deja de ver experiencias del pasado en tu relación de hoy. Una persona puede tocar tu alma y no tiene nada que ver con tu tipo de hombre o mujer ideal. Tampoco, con las malas experiencias del ayer.

Tiene que ver con la sintonía de dos almas que se encuentran y se reconocen. El cuerpo es solo un vehículo. Y cuando limpies tu alma de bloqueos, verás la vida como es y a tus parejas como son. Verás a las claras sus defectos y sentirás amor por ellas.

Comprensión e interés sincero por la vida de tu pareja, es esencial para experimentar el amor verdadero.

Si dominas este arte, serás como un guitarrista que no importa la guitarra que tenga entre sus manos ¡hará salir de ella melodías de ángeles!

Muchas de nuestras parejas que rechazamos por razones superficiales, fueron aceptadas y son felices con otras personas que las ayudaron a superar sus miedos y sacaron música de ellas. No sabías que el problema era tu falta de habilidad para extraer las mejores melodías de su corazón.

Ya lo sabes. De ahora en adelante, quítate los lentes oscuros, libérate de las cadenas del pasado ¡y extrae las mejores canciones del corazón de tu pareja!

 

Colaboración de Edgar Martínez
México

Read Full Post »

 
 
 
fuente:
 

¿Cómo comenzar esta columna sin temor de hacer el ridículo? Fernando Pessoa dijo una vez que todas las cartas de amor son ridículas. ¿Y las columnas de amor? ¿Se puede escribir una columna de amor? No estás en ninguna pauta, no eres titular de los diarios por el puro hecho de existir, pero -aunque suene a cliché irredimible- eres para mí la noticia que siempre será noticia. Pensé eso cuando vi la fotografía de esa pareja a la que la lava del volcán en erupción sorprendió abrazados, en la Pompeya de hace miles de años. Abrazados, derrotaron al fuego y al olvido con un gesto que conmovió al arqueólogo, al fotógrafo y a todos los que vieron emerger desde el fondo de los tiempos y de las ruinas esta "PietÀ" del amor humano. ¿Qué los salvó? No los salvó la épica, ni la gloria, ni la fama. Los salvó el amor.

Siempre quise escribirte un poema de amor, pero no pude. Cada vez que lo empezaba, me parecía un pobre ejercicio de retórica que no decía nada de ti. Entonces preferí hacer míos los poemas de amor de Éluard a Nusch, los de Apollinaire a Lou y los de Miguel Hernández a su mujer. Esos poetas parecían haberte conocido, porque decían de ti lo que yo no podía decir.

Si todas las cartas de amor son ridículas, quiero que esta columna sea ridícula, porque si no, no sería de amor. La escribo mientras le estás dando pecho a nuestro tercer hijo, en la pieza contigua. He oído que no hay que casarse con Beatriz ni con la Reina de Saba; que los grandes amores se realizan lejos de la contingencia, de la prosaica realidad de las mamaderas, los pañales, los cansancios.

"Amor perdido y hallado,/ y otra vez la vida trunca./ Lo que siempre se ha buscado/ no ha debido hallarse nunca", dijo un Neruda muy joven. Pero, ¿de qué me habría servido perderte, si te busqué siempre, más allá del tiempo, para vivir juntos, aquí y ahora, esta aventura, con todos sus bemoles y sus grietas? Ésta es nuestra Eneida real, nuestra Odisea de todos los días. Nuestra guerra de Troya se da en los límites de nuestro hogar, cuando en los peores momentos somos capaces de decir, como lo dijo el héroe griego: "Eres el amor que florece".

Tu nombre significa en los Balcanes "lucero de la mañana". Por eso, amanecer junto a ti es una fiesta: saber que estás ahí después de que acabó la noche.

Escribo esta torpe columna de amor en las horas más duras que un hombre y una mujer puedan vivir juntos. Este próximo 14 de febrero es el Día de los Enamorados, que coincide con la fecha de nacimiento de Clemente, nuestro amado hijo que se fue. ¡En una misma fecha, se juntan la prueba máxima de la existencia del amor y la prueba máxima para la supervivencia del amor! Sé que la muerte de un hijo trae el amargo sabor a derrota total que a veces atraviesa la existencia humana. Pero sé también que no hay nada que perturbe tanto a la muerte como la sonrisa de los que se aman. La muerte envidiosa tendrá que soportar nuestros besos y abrazos, que sobrevivirán a las lágrimas.

¿Qué es mi amor por ti? ¿Y tú me lo preguntas? Mi amor por ti es descender al infierno no para rescatarte yo -como Orfeo a Eurídice-, sino para rescatarnos mutuamente de esta casa en llamas que es la vida del hombre y la mujer todos los días, de este incendio y de este abismo que hemos disfrazado de cotidianidad y seguridad, creyendo controlarlo todo. Te propongo que este 14 de febrero celebremos el tercer no cumpleaños de nuestro hijo, mirando en la noche del sur de Chile -donde ahora nos encontramos- el cielo estrellado, para que en su pavorosa inmensidad descubramos que sus velas son tres estrellas que -aunque sabemos muertas- brillan todavía. Y que repitamos -como guerreros heridos dignos de esta batalla-, con todos los que han cruzado esta prueba de fuego antes que nosotros, el enigmático verso de Dante: "El amor mueve al sol y a las otras estrellas".

Read Full Post »

Frases de amor

 
°|´frases sobre la amistad°|
 

"Mi mano es la que te escribe, mi corazón el que te llora, la letra de quien te quiere, la firma de quien te adora."

"Cuando mires las estrellas acuérdate de mí, por que en cada una de ellas hay un beso para ti."


"Soñé que el fuego era helado, y que los aires ardían, así soñando imposibles, soñé que tu me querías.

A un ángel le pregunte. ¿Cuál es el peor castigo? Y el ángel me contesto…"Querer y no ser querido."

"Si me dieran a elegir entre mi mundo y tú, elegiría mi mundo, porque mi mundo eres tú…"

"Aunque te vayas de aquí, siempre estarás en mi mente, nunca serás mi pasado, siempre serás mi presente…"

Si cada vez que pensara en ti, una estrella se apagara, no habría en el cielo una estrella que brillara…"

Si tú amas a Jesús que murió por tanta gente, por qué no me amas a mí que muero por ti solamente?"

Para qué mirar la luna si no la puedo tocar. Para qué mirar tus labios si no los puedo besar."

Quiero ser en tu vida algo mas que un instante y algo mas que un afán quiero ser en tu vida una huella imborrable un recuerdo constante y una sola verdad ser el llanto en tus ojos y en tus labios la risa ser la tierra y el cielo y la vida y la muerte ser igual que en mi vida has venido a ser tu

Por un beso de tu boca voy renunciando a mi paz, por tus labios que provocan aprendería a volar, por un roce de tu pelo, iría hasta el mismo cielo quisiera una noche eterna para guardar tu calor y tengo la vida entera para entregarte mi amor!!

Nacimos para vivir nacimos para soñar nuestro destino es morir nuestra misión es amar.

Ten cuidado con Cupido, porque es ágil y atrevido, y te flecha en un descuido. Como a mí, que el muy bandido, en tus brazos me ha rendido.

Importante es mi corazón porque me hace vivir, pero mas importante eres tú, por que lo haces latir.

Al perderte yo a ti tu y yo hemos perdido. Yo porque tú eras lo que más amaba, tú porque yo era la que más te amaba. Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo, porque yo podré amar a otras como te amaba a ti, pero a ti nunca te amarán como te amaba yo.

El tiempo es cuestión de tiempo, la vida es cuestión de vida, la vida dura un momento, el tiempo toda la vida.

La distancia no es cuando nos separamos, La distancia es si no volvemos.

¿Qué es la vida? Un frenesí ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son


Es triste mirar al mar en una noche sin luna pero más triste es amar sin esperanza alguna.

Se necesita solo de un minuto para que te fijes en alguien, una hora para que te guste, un día para quererlo, pero se necesita de toda una vida para que lo puedas olvidar.

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien.

El más difícil no es el primer beso, sino el último.

Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite."

El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido

El hombre que no ha amado apasionadamente ignora la mitad más bella de la vida."

"Los hombres no dejan de enamorarse cuando envejecen. Envejecen cuando dejan de enamorarse

Vivir amando, amar sufriendo, sufrir callando y siempre sonriendo

El primer suspiro de amor es el último de la razón

Mas vale perder la vida por tu odio que morir lentamente sin tu amor

Si no cuidas el Amor, te abandonas a tí mismo

El amor empieza con una sonrisa, crece con beso y muere
con una lágrima

El amor llega cuando menos te lo esperas, y se va cuando menos te lo imaginaste

Haz de mi vida una ilusión, y haz de esa ilusión tu vida

La medida del amor es amar sin medida.

La vida, es dar amor
Amor, es dar la vida por quien amas

Y a esa persona a quien amas, te dará la vida

De una simple semilla, nace una flor.
De una simple mirada, nace el amor

Si Amas Algo déjalo libre, si regresa es porque es tuyo, si no, nunca lo fue.

Las aguas buscan los ríos, los ríos buscan el mar, yo solo busco tus labios, para poderlos besar

Al toque del amor, todo hombre se vuelve poeta

Nunca se siente el amor cuando llega, y no se lo comprende hasta el momento en que es perdido

Cuando se es amado no se duda de nada. Cuando se ama se duda de todo

Si el amarte es verte y el verte es perderte prefiero…amarte sin verte que verte para perderte

Dos estrellas en el cielo no se pueden apagar dos personas que se quieren no se pueden olvidar.

Esta carta que te escribo no la tires en un rincón porque la tinta es mi sangre y el papel mi corazón.

"La vida comienza a tener sentido cuando empezamos a aceptarla.

"qué triste es amar cuando con locura amamos, si al ser que adoramos, ni en su pensamiento estamos.."

El amor es un no sé qué, que viene de no sé donde y termina
no sé como.

El amor que damos es el único que conservamos

Nadie ha amado nunca a alguien de la manera que todos desean ser amados.

Persigue al amor y este huirá, huye del amor y él te perseguirá.

Amar es encontrar placer en la felicidad de la persona amada.El amor es la historia completa de la vida de una mujer, pero solamente es un episodio en la del hombre.

Amor es abrazar la rosa más bella entre las bellas, es respirar su aroma en cada palpitar, es en un suspiro las estrellas alcanzar, es un libro a medio terminar…

"Es tan corto el amor y tan largo el olvido

"Amor es una palabra que muchos labios pronuncian pero muy pocos corazones sientenLo malo de una mujer con el corazón roto es que empieza a repartir los pedazos."

El amor no es contar los años, si no mas bien , Que los años cuenten

El beso es la distancia mas corta entre tu y yo.

Nací cuando me besaste, morí cuando te fuiste y viví las pocas semanas que me amaste

Nuestros caminos se separaron sin odio ni rencor pero cómo llamarte amiga si un día te dije amor.Para una mujer, el primer beso es el final del principio; para un hombre, el comienzo del final.

Que triste es la vida sin tener un ser amado, pero más triste es tenerlo y no estar a su lado.

Un día me preguntaron cual era mi ilusión, si hace tiempo que me dijeron que ibas a ser mi perdición, nada creería pues pensé que sería traición, pero hoy, se que no es maldición, pues tu amor quedo en mi corazón.

Un imposible me mata, por un imposible me muero un imposible es querer al imposible que quiero

Podrás con otra persona estar, podrás otros labios besar, tu corazón otros ojos buscara pero como yo te amo…Así, nadie te amara.

Mi vida sin la tuya no tiene sentido por que lamentarse por lo vivido no es mas que vivir en el olvido

El amor es un espíritu dentro de dos formas

El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males

"Conocerte fue mi destino, amarte fue mi fortuna, soñarte fue mi aventura, y perderte fue mi tortura."

"Como quieres que te olvide, si al comenzar a olvidarte me olvido del olvido, y comienzo a recordarte."

"Vivir puede que no sea amar, pero amar es vivir".

No tengo alas para ir al cielo, pero tengo palabras para decir Te Quiero…

Con los ojos cerrados te veo, con ellos abiertos te miro… Con las manos cerradas te toco, con ellas abiertas te acaricio… Con la boca cerrada te hablo, con ella abierta te beso… Te escucho y suspiro. Respiro y te inhalo. Con los cinco sentidos…. Te Amo!

El error más grande que he cometido, es el haberte amado más de lo debido. Pero mi más grande alegría, es el haber vivido ese error que cometí contigo…"

Dicen que la ausencia es razón de olvido… Yo te tengo ausente, y olvidarte no he podido si ausente te quiero, presente te quiero aún más, porque hice el juramento de no olvidarte jamás…"

Amor no es morir por un ser amado, sino es vivir para estar a su lado…"

Del prado nace la planta de la planta nace la flor,¿sabes tú querida amiga de dónde nace el amor?.Nace de la esperanza muere de la traición se alimenta de los celos y vive de la pasión.

Ser feliz puede ser algo tan dulce como morir después de un beso, puede ser algo tan suave como las manos del viento, puede ser algo tan simple como rezarle a Dios en un templo, o algo tan imposible como tenerte a vos, por ejemplo."

Mirar en tus ojos es como volver a nacer, porque todo es tan hermoso y puro como la vida debe de ser…"

El beso es una sed loca que no se apaga con beber, se apaga con otra boca que tenga la misma sed."

Es la mujer la que escoge al hombre que la escogerá…..

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: