Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 agosto 2008

 

No hay nadie que sea valiente todo el tiempo. Lo desconocido es un desafío constante, y el miedo es parte inseparable de la jornada.

¿Qué se puede hacer? Dialoga contigo mismo. Habla solo. Hazlo aunque los demás puedan pensar que te has vuelto loco. A medida que hablamos, una fuerza interior nos da la seguridad necesaria para superar los obstáculos que deben vencerse. Aprendemos las lecciones de las derrotas que, inevitablemente, vamos a sufrir. Y nos preparamos para las numerosas victorias que formarán parte de nuestra vida.

Que quede entre nosotros: los que (como yo) tienen esta costumbre, saben que nunca hablan verdaderamente solos: el ángel de la guarda está ahí, escuchando y ayudándonos a reflexionar. A continuación, algunas historias sobre ángeles.

 

La conversación en el cielo

Abd Mubarak iba hacia La Meca cuando, cierta noche, soñó que estaba en el cielo. Allí pudo escuchar la conversación entre dos ángeles.

-¿Cuántos peregrinos han venido este año a la ciudad sagrada?- preguntó uno de ellos.

-Seiscientos mil- respondió el otro.

-Y de todos estos, ¿a cuántos se les ha aceptado su peregrinación?

-A ninguno. No obstante, hay en Bagdad un zapatero llamado Ali Mufiq que no caminó, pero al que se le aceptó su peregrinación, y cuyas gracias beneficiaron a los seiscientos mil peregrinos.

Al despertar, Abd Mubarak fue a la zapatería de Mufiq, y le contó el sueño.

-A costa de grandes sacrificios, logré reunir 350 monedas- dijo, llorando, el zapatero-. Sin embargo, cuando estaba listo para ponerme en marcha hacia La Meca, descubrí que mis vecinos tenían hambre. Repartí el dinero entre ellos, sacrificando mi peregrinación.

 

El mendigo y el monje

Un monje meditaba en el desierto, cuando un mendigo se le aproximó:

-Necesito comer.

El monje, que estaba en sintonía casi perfecta con el mundo espiritual, nada respondió.

-Necesito comer- insistió el mendigo.

-Ve a la ciudad a pedir ayuda a cualquier otro. ¿No ves que me molestas? Estoy intentando comunicarme con los ángeles.

-Dios se puso por debajo del hombre, le lavó los pies, dio su vida por él, y nadie lo reconoció- respondió el mendigo-. Aquel que afirma que ama a Dios (al que no ve) y se olvida de su hermano (que tiene ante los ojos) está mintiendo.

Y el mendigo se transformó en un ángel.

-Qué pena. Has estado a punto de conseguirlo- comentó antes de partir.

 

Condenando al hermano

El abad Isaac de Tebas estaba rezando en el patio del monasterio cuando vio a uno de los monjes cometiendo un pecado. Furioso, interrumpió su oración, y condenó al pecador.

Aquella noche, un ángel se le interpuso en el camino hacia su celda, y le dijo:

-Has condenado a tu hermano, pero no has dicho qué castigo debemos imponerle: ¿Las penas del infierno? ¿Una enfermedad terrible mientras aún esté vivo? ¿Algunas desgracias en el seno de su familia?

Isaac se arrodilló y pidió perdón:

-Solté las palabras en el aire, y un ángel las escuchó. Pequé por irresponsabilidad en lo que dije. Olvida mi ira, Señor, y hazme más cuidadoso a la hora de juzgar al prójimo

Anuncios

Read Full Post »

 
 

¿Cuándo es el momento de decir ADIOS?

Cuando la persona que amas y creías que jamás te dejaría sola (o)  no está para consolarte o ayudarte.

Cuando la decepción ha ganado terreno al amor.

Cuando vives de recuerdos y no de realidades.

Cuando él o ella  trabaja para sí mismo y no para su hogar.

Cuando no estamos incluidos en los planes a futuro del ser amado.

Cuando se ha olvidado que él o ella es el capitán de un barco llamado hogar.

Cuando la comunicación es a través de gestos y gritos.

Cuando las caricias se han convertido en golpes y los te amos en maldiciones.

Cuando no hacemos el amor sino el sexo.

Cuando te sientes solo (a)  aun estando con él. (ella)

Cuando las lágrimas que se derraman no son las tuyas, sino las de tus hijos.

Cuando al sentimiento que se le tenía a nuestra pareja se le agrega la partícula “re” y cuando él solo aplica de ese sentimiento la mitad que es el “miento”.

Ese es el momento de decir ADIOS…

Read Full Post »

 

[Forever_gone__forever_you_by_FrozenStarRo_5.jpg] 

Hoy estoy buscando la mejor manera de decirte adios
y al mirarte siento que el dolor despiert en mi corazon.
Hoy mis ojos miran como tantas veces este otoño gris
hoy te estoy pidiendo que apesarde todo seas feliz...

Llegará ese dia que mi tiempo sea solo para ti,
llegará ese dia que mi canto sea un canto feliz.
cuando me haya ido recuerda que hay alguien que piensa en ti,
cuando muera el dia recuerda que hay alguien que vive por ti.

Cuando en la mañana el sol te despierte recuerdame
y si estás cansada de sentirte sola piensame.
Cuando me haya ido recuerda que hay alguién que piensa en tí,
cuando muera el día recuerda que hay alguién que vive por tí

Hoy estoy buscando la mejor manera de decirte adios
y al mirarte siento que el dolor despierta en mi corazón.
Hoy mis ojos miran como tantas veces este otoño gris,
hoy te estoy pidiendo que a pesar de todo seas feliz...

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: