Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 junio 2010

 
 

 
 

 

 

Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente, sin querer y sin darme cuenta, observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por APRENDER… por ENTENDER… por CAMBIAR… por CORREGIR… por ACEPTAR… por MEJORAR

DEBO APRENDER que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos.

DEBO APRENDER a no poner toda la motivación de mi vida en sólo una persona.

DEBO ENTENDER que no se debe rogar amor y que una relación de pareja no es para vivir angustiado.

DEBO ACEPTAR que en el amor como en cualquier otra cosa de la vida, existen los tropiezos, las caídas y los dolores, y el miedo solamente dificulta más las cosas.

DEBO MEJORAR mi amor propio

Para que la partida de quien quiero no me haga sentir despreciado, humillado o rechazado.

Para no ser tan sensible al abandono.

 Para no terminar creyendo que me dejaron por feo o por tonto, y poder aceptar que simplemente funcionó el tiempo necesario.

Para no arrastrarme poniéndome de alfombra a los pies de nadie. 

DEBO ACEPTAR que agradarle a alguien hoy no garantiza el agradarle mañana. Y eso no tiene por qué ofenderme si lo acepto

 

            Si acepto que a veces las personas no pueden dar más.

            Si acepto que quien esté conmigo tiene derecho a no estarlo, y a que yo ya no le guste.

            Si acepto que quien amo, tiene derecho a tomar sus propias decisiones, aunque a mí no me satisfagan.

Que la impaciencia es producto de un impulso emocional, el cual tal vez pronto pasará. 

            Que la impaciencia asfixia a quien está conmigo.

            Que la presión se puede convertir en irrespeto.

Que tomar una decisión mientras estoy impaciente es peligroso, porque estoy influido por un estado emocional extremo y pierdo toda objetividad, ahí no va mi verdad, sino mi impulso, mi compulsión, y podría hacer algo de lo que me arrepienta.

            Además, si soy paciente no veré la espera como sufrimiento.

DEBO APRENDER a no ser posesivo. Que alguien se marche no es perder una pertenencia que me gustaba mucho. Mi pareja no es mía, es prestada, y “su dueño”  tiene derecho a llevársela cuando desee. Y aunque “ser dueño” de alguien brinde más seguridad que tenerlo prestado, debo entender que eso es una ilusión. Aunque la crea mía, no lo es, por lo tanto..      

No puedo decidir sobre la vida de quien esté conmigo.

            No puedo esperar que actúe sólo de acuerdo a mis deseos.

            No debo controlarle, manipularle, adueñarme de ella, ni decidir su destino.

            No debo reclamarle a la vida por hacerme devolverle lo que me prestó.

Pero sobre todo… DEBO APRENDERQUE NUNCA DEJARÉ DE APRENDER, y mientras continúo aprendiendo, debo permitirme vivir y sentir.         

DESCONZCO SU AUTOR
Anuncios

Read Full Post »

 

Extracto del Libro Pensamientos y meditaciones

 

 

Mi alma me habló y me enseñó a amar lo que el pueblo aborrece y a proteger lo que denigra.

Mi alma me mostró que el amor se enorgullece no sólo del ser que ama sino también del amado.

Antes de que mi alma me hablara, en mi corazón el amor era como una delgada cuerda ajustada entre dos clavijas. Pero ahora el amor se ha transformado en un halo cuyo comienzo es su final y cuyo final es su comienzo. Rodea a todos los seres y se difunde lentamente hasta abrazar todo lo que existe.

 

Mi alma me advirtió y me hizo percibir la belleza oculta de la piel, la forma y el matiz. Me enseñó a meditar sobre lo que la gente llama feo hasta que aparece su verdadero encan­to y deleite.

Antes de que mi alma me aconsejara, para mí la belleza era una antorcha temblorosa entre columnas de humo. Ahora que se desvaneció el humo no veo sino la llama.

 

Mí alma me habló y me hizo oír voces que no pronuncian la lengua, la laringe ni los labios.

Antes de que mi alma me hablara yo no oía más que gritos y gemidos. Pero ahora, ansiosamente, puedo oír el silencio y escucho sus coros cantando los himnos de los tiempos y los cánticos del firmamento, que anuncian los secretos de lo oculto.

 

Mi alma me habló y me enseñó a beber el vino que no procede de lagares ni puede escanciarse de copas que puedan levantar las manos ni tocar los labios.

Antes de que mi alma me hablara, mi sed era como una chispa confusa escondida bajo las cenizas que pueda apagar un sorbo de agua.

 

Mi alma me habló y me enseñó a tocar lo que aún no se ha encarnado; ella reveló que todo lo qúe tocamos es parte de nuestro deseo.

Pero ahora mis dedos se transformaron en bruma que penetra en lo que se ve del universo y se confunde con lo invisible.

 

Mi alma me enseñó a aspirar el perfume que no emiten el mirto ni el incienso. Antes de que mi alma me hablara yo deseaba aspirar la fragancia del perfume en los jardines, en los frascos o en los incensarios.

Pero ahora puedo gustar del incienso que no se quema como ofrenda en sacrificio. Y lleno mi corazón con una fra­gancia que ninguna brisa condujo a través del espacio.

 

Mi alma me habló y me enseñó a decir "Estoy listo" cuando lo desconocido y el peligro me llaman.

Antes de que mi alma me hablara yo no respondía a ninguna voz, salvo a la del pregonero que conocía, y sólo caminaba por el sendero cómodo y fácil.

Ahora lo desconocido es un corcel que puedo montar para conocerlo, y la llanura se volvió escalera y por sus peldaños trepó a la cima.

 

Mi alma me habló y me dijo: "No midas el tiempo dicien­do: Hubo un ayer y habrá un mañana."

Antes de que mi alma me hablara creía que el pasado era una época que nunca volvería y que el futuro nunca podía ser alcanzado.

Ahora me doy cuenta de que el presente contiene a todo tiempo y que en el se encuentra todo lo que puede esperar­se, todo lo realizado y todo lo cumplido.

 


Read Full Post »

 
 
 
YO,
SUMANDO Y RESTANDO,
TENGO CUANTO CABE
EN LA MALETA DE UN CUCHILLO
 
Del libro SAMARA de Joaquin Alliende Luco
 
Este palabras me hicieron pensar en mi vida, ¿cuánto tengo (emocionalmente)?  y hace días que le doy vueltas al asunto….hay veces que tengo tan poquito, casi nada….y otras (las menos) me siento millonaria.
 
Sumando y restando tengo lo suficiente para resistir las pruebas, tengo lo suficiente para ser feliz, para mantenerme de pie en la tormenta y para saber que valgo lo suficiente para que alguien despierte junto a mi cada mañana con el deseo sincero de compartir ese día y el siguiente conmigo.
 
He aprendido (por el camino largo y difícil) de que puedo ser inmensamente feliz a pesar de los problemas y agradecer el regalo de poder abrir los ojos cada día y disfrutar de las maravillas que Dios a creado para mi.
 
De todo corazón espero que ustedes también puedan sentir ese milagro de saberse único y especial.
 
Que la suma y la resta de sus vidas siempre den POSITIVO.
 
Un abrazo de mi alma para las suyas.
 
Patuca

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: