Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 agosto 2011

Los caminos de la vida,
No son lo que yo esperaba…
No son lo que yo creía…
No son lo que imaginaba.
Los caminos de la vida ….
Son muy difícil de andarlos,
Difícil de caminarlos
Y no encuentro la salida!

Yo pensaba que la vida
Era distitna , cuando era chiquitito
Yo creía que las cosas eran fácil como ayer…
Que mi madre preocupada,
Se esmeraba por darme todo lo que necesitaba
Y hoy me doy cuenta que tanto así no es
Porque mi madre la veo cansada
De trabajar por mi hermano y por mi…
Y ahora con ganas quisiera ayudarla
Y por ella la peleo hasta el fin…
Por ella nunca dejé que me muera
Y por ella no me quiero morir
Tampoco que se me muera mi vieja
Pero yo se que el destino es así

Coro:

Los caminos de la vida,
No son lo que yo esperaba…
No son lo que yo creía…
No son lo que imaginaba.
Los caminos dela vida ….
Son muy difícil de andarlos,
Difícil de caminarlos
Y no encuentro la salida!

Read Full Post »

Si me amarás …

Si me amarás,
si hubiera una chispa en tu alma,
para iluminar mi esperanza
entonces sería feliz.

Si me amarás,
si hubiera una estrella en tu cielo
para compartir mis deseos
de estar siempre cerca de ti.

Volvería a conocer la alegría
que hace tanto, tanto tiempo perdí.
Porque nunca sonreiré si no es contigo
No quiero, no puedo
Vivir sin tu amor

Si me amarás
Si hubiera una chispa en tu alma,
para iluminar mi esperanza
entonces sería feliz.

Si me amarás,
si hubiera una estrella en tu cielo
para compartir mis deseos
de estar siempre cerca de ti.

Poco a poco llegarás a quererme
Mientras seguiré soñando tu amor
Viviré para esperar que me sonrías,
de noche, de día con esa ilusión,
que me amaras.

Si me amarás,
si hubiera una chispa en tu alma,
para iluminar mi esperanza
entonces sería feliz.

Si me amarás.

Versión de Andres de León Original de Albert Hammond

Read Full Post »

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.
El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía
florecer como la Rosa.
La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces encontró una planta, una fresia,
floreciendo y más fresca que nunca.
El rey preguntó:
¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresias. Si hubieras querido un
Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: “Intentaré ser Fresia de la mejor manera
que pueda”.
Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mirate a vos mismo.
No hay posibilidad de que seas otra persona.
Podes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por vos, o podes marchitarte en tu propia condena…

Jorge Bucay

Read Full Post »

Cuando la vida no te sea fácil,
recuerda siempre esto. . .

Que sepas, en tu corazón, que
hay otros que nunca te olvidan.
Que siempre encuentres un arco iris
después de una tormenta.

Que celebres las cosas maravillosas
que hay en tí.

Y cuando llegue el mañana, que
puedas comenzar de nuevo.

Que recuerdes cuántas sonrisas
pueden llenar un día.

Que creas que tus anhelos
serán una realidad.

Que encuentres tiempo
para apreciar la vida
y tiempo para compartir
tu belleza espiritual.

Que veas tu presente como un regalo,
y tu futuro como otro más.

Que agregues una página dorada
al diario de cada nuevo día,
y que puedas convertir
“La felicidad eterna”
en eterna felicidad.

Y que siempre sigas sembrando
las semillas de tu sueños.
Porque si sigues creyendo en ellos,
tus sueños seguirán tratando
de florecer en ti.

Collin Mc Carty

Read Full Post »

Recomenzar

Estaba necesitando hacer una limpieza en mí…
Tirar algunos pensamientos indeseados.
Lavar algunos tesoros que estaban medio oxidados.
Entonces saqué, del fondo de las gavetas, recuerdos que no uso y no quiero más:

Tiré algunos sueños, algunas ilusiones…
Sonrisas que nunca di.

Tire la rabia y el rencor de las flores marchitas que estaban dentro de un libro que nunca leí.

Miré para mis sonrisas futuras y las alegrías pretendidas, y las coloqué en un cantito, bien ordenaditas.

Saqué todo del armario y lo fui tirando al suelo.
Pasiones escondidas, deseos reprimidos.

Heridas de un amigo, recuerdos de un día triste.

Pero también encontré otras cosas y muy bellas :

Un pajarito cantando en mi ventana .

Aquella luna color plata, el poner del sol .

Me fui encantando y distrayendo , mirando cada uno de aquellos recuerdos.

Arrojé en el cesto, los restos de un amor que me hirió.

Tomé las palabras de rabia y de dolor que estaban en el estante, las tiré en el mismo instante.

Otras cosas que aún me hieren… veré que haré con ellas.

Fue en aquella gaveta en la que uno guarda lo que es mas importante, el amor, la alegría, las sonrisas, un dedito de Fe, para los momentos en que necesite.

Recogí con cariño el amor encontrado, doblé ordenaditos los deseos, coloqué perfume en la esperanza, pasé un pañito en el estante de mis metas, y las dejé a la vista, para no olvidarlas.

Coloqué en los estantes de abajo, algunos recuerdos de infancia.

En la gaveta de encima, las de mi juventud y colgado bien a mi frente, coloqué las de mi capacidad de amar y principalmente las de

RECOMENZAR…

DESCONOZCO SU AUTOR

Read Full Post »

Sigo revisando el baúl de los recuerdos…y aquí les dejo otro precioso escrito que quiero compartir con ustedes. La foto es de mi primer trekking a la quebrada del avión en la ciudad de Antofagasta-Chile.

A] Escoge la montaña que deseas subir: no te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tú el único responsable y debes estar seguro de lo que estás haciendo.
B] Aprende cómo llegar frente a ella: muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre? Que está rodeada de carreteras, que entre tú y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es difícil en la vida real. Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un día te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.
C] Aprende de quien ya caminó por allí: por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo el mismo sueño antes que tú, y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha. La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.
D] Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo. Pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.
E] El paisaje cambia, así que aprovéchalo: claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.
F] Respeta tu cuerpo: sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece. Tú tienes todo el tiempo que te da la vida, así que, al caminar, no te exijas más de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente te ofrece, pero sigue caminando.
G] Respeta tu alma: no te repitas todo el rato “voy a conseguirlo.” Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. De nada sirve una obsesión para la búsqueda de un objetivo, y además termina por echar a perder el placer de la escalada. Pero atención: tampoco te repitas “es más difícil de lo que pensaba”, pues eso te hará perder la fuerza interior.
H] Prepárate para caminar un kilómetro más: el recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos. Pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.
I] Alégrate cuando llegues a la cumbre: llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto (porque allá en la cima siempre hace viento) purifique tu mente, refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón. Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida. Lo conseguiste.
J] Haz una promesa: aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y dite a ti mismo que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas a utilizar. Y, si es posible, promete también descubrir otra montaña, y parte en una nueva aventura.
K] Cuenta tu historia: sí, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas.

Read Full Post »

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma,
y uno aprende que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende.

AUTOR: Jorge Luis Borges

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: